¿DESEAR O ACEPTAR?

por | Sep 2, 2022 | INSIDE OUT

El viernes de la semana pasada presenté mi examen final para avanzar al siguiente nivel de inglés, el cual aprobé. El profesor me pide que llegue el lunes 30 minutos antes de la hora de clases para recibir un diploma y tomar algunas fotos. 

El lunes me apuro en bañarme y perfumarme, colocarme una ropa relativamente formal para la foto, y me presento incluso 35 min antes de la hora de clases… el diploma no estaba listo. 

Me dicen que lo tendrían el martes, sin falta. Así que repetí la agenda al siguiente día: baño, perfume, ropa bonita, y 30 min antes esta vez… el diploma no estaba listo. Ese día el profesor me dice: -tomorrow, for sure, you’ll have your diploma- parecía un chiste de estos repetitivos, pero bueno, la tercera es la vencida. Llegó el miércoles, misma empresa, pero esta vez llegué justo a la hora de clases así que no hubo tiempo de hablar sobre el diploma, sin embargo pasé toda la clase con eso en la mente. Al finalizar la clase, le pregunté al profesor por el deseado diploma; este, apenado, responde: “It ‘s not here yet, I complained to the director, this is inadmissible”. Bueno, el chiste ya estaba echado. Me dije a mi mismo: “olvídate de diploma, olvídate de foto, olvídate de la pose, de la ropa, ya está, de eso no se trata, lo importante es que ya estás en el siguiente nivel y sigues aprendiendo”

Hoy, la vida me vuelve a dar una lección. Cuando llegué a la Academia, me quedé en la sala de estar conversando con unos amigos, al pasar al aula nos dimos cuenta de que habíamos olvidado hacer la tarea. El profesor nos pide unos minutos antes de comenzar la clase, yo le respondo: -yes, don’t worry, take your time- todos bromeando con el hecho de que se iba a tardar y nos daba tiempo de terminar la tarea. Mi mente estuvo ocupada todo ese tiempo, respondiendo las preguntas de la tarea, estaba tan concentrado que no noté cuando el profesor volvió al Aula y dice: -please, everybody, give an applause for César, who got his diploma today- asombrado y desorientado alzo la mirada, todos estaban aplaudiendo, el profesor me hace señas para que me levante y busque el diploma, le pide a todos que se levanten para que se tomen una foto conmigo, no tenía la ropa deseada.

Al volver a mi asiento, repaso los hechos. Me doy cuenta de que la vida me sigue dando lecciones, y sonrío con complicidad. Hoy ya no esperaba ese diploma, ya ni lo deseaba, había aceptado que no lo tenía y que mi vida seguía igual: que igual pasé de nivel, que tengo los conocimientos del nivel anterior, que sigo aprendiendo inglés… El diploma no haría ninguna diferencia, era solo un deseo del ego. Y como ya no lo necesitaba para “demostrar algo”, hoy lo obtuve.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

5 × 3 =